Grandes compañias de marcas deportivas, gimnasios, ropa, zapatillas etc… nos han convencido de que practicar deporte está al alcance de cualquiera, han desplegado todo su armamento y  hemos salido a la calle, a la montaña al gimnasio, a conquistar nuestros objetivos. Reconozco que tienen razón, practicar deporte está al alcance de todos, pero no todas las practicas deportivas inicialmente son idóneas para ti.

Por lo tanto, tu historia sigue con la respuesta que des a la siguiente pregunta ¿Como vas a conseguir tus objetivos con lo poco o mucho que sepas?

Mi respuesta es: confiando en un entrenador personal, en sus conocimientos y correcta aplicación en ti, en su guía y una adaptación idónea que transforme tus inquietudes y preguntas en pasos que te lleven en la dirección correcta hacia tus metas.

Recuerda, nadie va a vivir el deporte como tu, tus movimientos, tu control,  tu postura, tus emociones. Podrán ser parecidas a la de tus amigos y conocidos, pero las tuyas, son únicas y ahí es donde un entrenador personal se transforma en un artista.

He conocido personas que se han animado a hacer el Camino de Santiago infravalorando la acción de caminar. Sin prepararse, han querido hacer algo que les superó física y mentalmente. En tres días de camino y tras 70 km. en las piernas, estaban de regreso con los pies llagados y periostitis tibial (inflamación de la membrana que recubre la tibia y que produce mucho dolor)

Por lo tanto, los que miráis el crono, medís las distancias, los que planeáis travesías, por grande o pequeña que sea, ha llegado el momento de admitir que tu reto ha cruzado la linea que divide el territorio de la salud, al territorio del rendimiento y cuando eso sucede hay que cuidar al detalle la preparación de tu objetivo.